Noticias

El Pleno debatirá una modificación de las NNSS para prohibir los pisos turísticos y restringir actividades turísticas complementarias con música

21 febrero, 2018

roda de premsa modificació NNSS

El equipo de gobierno del Ayuntamiento presentará al Pleno Ordinario de mañana una propuesta de modificación puntual de las Normas Subsidiarias con el objetivo de prohibir el alquiler turístico en los edificios plurifamiliares (pisos) y limitar las actividades complementarias de los establecimientos turísticos. Lo que se pretende es aplicar criterios más restrictivos en las actividades que van vinculadas a una oferta musical y con las que pueden convertirse en grandes atractores de movilidad.

El alcalde, Josep Marí Ribas, y el segundo teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Ángel Luís Guerrero, han presentado esta mañana la propuesta, un año después de que se anunciara la suspensión de nuevas licencias urbanísticas y de uso para determinadas actividades ligadas a establecimientos turísticos. Principalmente se trata de frenar la proliferación de negocios como los conocidos beach clubs u otros formatos similares que, amparándose en una actividad turística de restaurante, por ejemplo, acaban teniendo como principal negocio otra actividad.

El alcalde ha explicado que en Sant Josep hay una problemática importante derivada de unas Normas Subsidiarias que han quedado obsoletas ante los nuevos modelos turísticos y de la proliferación de negocios al amparo de la Ley Turística que se aprobó en la pasada legislatura y que era muy permisiva. “Se trata de poner orden, rigor y exigencia a las nuevas actividades que se quieran hacer a partir de ahora”, dijo Marí Ribas.

Con la modificación de las NNSS que se debatirá mañana se plantea prohibir nuevos negocios que puedan ser generadores singulares de movilidad – es decir, que puedan atraer a más de 500 personas- si no presentan un plan de movilidad que justifique aparcamientos, entre otros aspectos . También quedan expresamente prohibidas las actividades musicales al aire libre -excepto que sean puntuales, como un concierto-, se limita a 400 metros cuadrados de uso público del espacio de los nuevos establecimientos de restauración en las playas y se prohíben este tipo de negocios en edificios residenciales. También se obliga a que los establecimientos regulados por la Ley del Juego deban estar a una distancia mínima de 500 metros de un equipamiento docente.