El TSJB avala el Plan de Taxis Estacionales del Ayuntamiento de Sant Josep

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) ha desestimado el recurso presentado por la Asociación de Empresarios Taxistas de Sant Josep, que pretendía anular el Plan de Actuación de Transporte Público 2016-2017, por el que se establecieron los criterios para adjudicar las licencias temporales de taxi. El TSJB desestima el recurso y confirma íntegramente la sentencia que ya emitió el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Palma, avalando la actuación del Consistorio.

La Asociación, que representa los taxistas propietarios de licencias ordinarias, había alegado en primer lugar que el número de licencias temporales que el Ayuntamiento había concedido era excesivo y no se adaptaba al estudio de necesidades realizado por el mismo Consistorio el año 2014. Sin embargo, el tribunal considera que los datos objetivos del Instituto Balear de Estadística (IBESTAT) demuestran un incremento significativo de turistas en 2016, mucho mayor que el que se había previsto. Además, destacan que se debe tener en cuenta que el aeropuerto de la isla está ubicado en el municipio de Sant Josep, que también ha registrado en los últimos años aumentos significativos en el tráfico de pasajeros.

Los propietarios también argumentaban que la ley establece que los titulares de licencias deben tener preferencia sobre los asalariados, a la hora de acceder a las licencias temporales. En este sentido, los jueces entienden que estas directrices se cumplen al Plan, dado que el Consistorio acordó una distribución del 65% de licencias para titulares y 35% para los asalariados. Así, el tribunal recuerda que la normativa «no impone la exclusividad en favor de las licencias ordinarias de taxi sino que permite la entrada de asalariados, es decir, contempla, pues, la coexistencia del colectivo de titulares de licencia ordinaria con el colectivo de asalariados, aunque los titulares de licencia ordinaria se les señala la indicada preferencia «. Concluyen los jueces que «el Plan prevé acertadamente un reparto porcentual de las licencias temporales entre los titulares ordinarios y los asalariados».